Prensa

Descubre al Hombre de Negro

Descubre al Hombre de Negro | El Hombre de Negro

Cada noche nos sorprende con su arte a lo bestia, pero… ¿quién se esconde tras el hombre de negro? ¡En B te lo contamos!


Tengo una cita con el colaborador más misterioso de El hormiguero. Estoy llena de preguntas: ¿Será tan serio como en la tele? ¿Cómo me recibirá? ¿Resolverá mis dudas? Para mi sorpresa, me recibe con una sonrisa. ¡En persona no da tanto miedo! ;)

B: Hola, ¿cuál es tu nombre? ¿De dónde has salido?

HD: Soy Pablo Ibañez y nací el 27 de junio de… ¡¡1532!! Sí, tengo 500 años, ¡como los de Crepúsculo! (risas). Y os contaré un secreto, tengo un hermano muy famoso.

B: ¿Quién? Cuenta.

HD: Juan (Trancas) y de pequeño era un trasto… Me hacía muchas bromas, ¡pero yo le controlaba! (carcajada).

B: Y cada vez que él y Barrancas sueltan sus frases sobre el hombre de negro, ¿no les matarías?

HD: No, a mi propio hermano, ¡qué va! Y Damián (Barrancas) ¡es como un segundo hermano! B: ¿Y no te da la risa? Algunas son muy buenas.

HD: Las bromas son sobre mí, por eso a lo mejor no me hacen mucha gracia.

B: Oye, ¿alguien te ha visto alguna vez sin las gafas?

HD: Nunca en público. Tengo que preservar mi identidad (sonrisa tímida en la cara).

B: ¿Y vestido de otro color que no sea negro?

HD: Imposible. Visto de negro desde los quince años y va a seguir siendo así.

B: Lo que sí que puede mucha gente es disfrutar de tu arte, porque eres fotógrafo profesional.

HD: Sí, las instantáneas de los artistas del pasillo de El hormiguero son mías. Cada vez que termina el programa, le pido al invitado de turno hacerle tres fotos, solo tres, y que hagan un gesto espontáneo.

B: Y aunque pocos lo saben también eres muy solidario. Llevas mucho tiempo colaborando con la Fundación Juegaterapia.

HD: Realmente creo que ningún niño se merece pasarlo mal. De hecho, todos los beneficios de mi primera exposición de fotos irá destinado a ellos, para construirles jardines en hospitales.

Realmente es un hombre misterioso, pero eso sí, encantador.

Fuente: Bravo Magazine