Prensa

El Hombre de Negro expone sus fotos solidarias

El Hombre de Negro expone sus fotos solidarias | El Hombre de Negro

Pablo Ibáñez retrata los momentos más divertidos de los artistas que visitan El hormiguero.


Detrás de la apariencia gélida e impasible que oculta tras sus gafas de sol y su ropa oscura, el Hombre de Negro de «El hormiguero» esconde a un tipo muy sensible y humano. Pablo Ibáñez es un economista que adora la fotografía y que ahora ha convertido su pasión en un fin solidario.


Además de supervisar todos los experimentos que se realizan en el programa de Pablo Motos, Ibáñez fotografía cada día a las grandes «celebrities» que pasan por el plató. Sus obras, antes colgadas en los pasillos de los camerinos del programa, forman ahora parte de una exposición solidaria en el Espacio de Arte de El Corte Inglés de la Castellana, en Madrid, con el título «Diario de Pablo Ibáñez», donde se recogen 30 de los 600 retratos con divertidos gestos que Pablo ha sacado a Denzel Washington, Will Smith, Mel Gibson, Justin Bieber, Amaia Salamanca, Dani Martín o Gwyneth Paltrow, entre otros.


Éstos se pondrán a la venta –en una edición de tres fotos–, y los beneficios se destinarán a la Fundación Juegaterapia, encargada del bienestar y la diversión de los niños hospitalizados.


El Hombre de Negro expone sus fotos solidarias | El Hombre de Negro

PRONTO: Pablo, cuando no te escondes detrás de unas gafas de sol, lo haces tras la cámara.

PABLO IBÁÑEZ: Sí, ja, ja, siempre estoy ahí protegido. Las gafas son un filtro que tengo entre la gente y yo, un refugio. En cuanto a la cámara, me encanta la fotografía. Me gusta que los famosos estén cómodos y en las fotos veo que hay algo de esa espontaneidad que ha traspasado. A veces pienso que ellos, con un gesto, dicen las cosas que no pueden decir con las palabras.

P.: ¿Desde cuándo te apasiona la fotografía?

P.I.: Desde hace muchos años, pero curiosamente lo único que me gusta es hacer retratos. No soy fan de la fotografía, sino de las personas.

P.: Sé que además te apasiona el arte y la música. ¿También desarrollas esas facetas?

P.I.: Hace años tenía un grupo, pero ya quedó atrás, aunque nunca es tarde para volver.

P.: ¿Eres tan enigmático en la vida real como en la pantalla?

P.I.: ¿Enigmático? Quizás soy particular.

P.: Con esta exposición has demostrado una parte más humana que la que vemos en «El hormiguero».

P.I.: Sí, estoy muy contento de que un trabajo de tantos años salga a la luz con el objetivo de ayudar a los más pequeños.

P.: Tú tienes hijos. ¿Eso ha hecho que te impliques más?

P.I.: Soy padre de dos niñas y un niño, pero no tiene nada que ver. Siempre he sentido esa sensación de protección hacia la infancia.

Fuente: Revista Pronto