Notícias y eventos

IV edición de la Gala de Starlite

IV edición de la Gala de Starlite  | El Hombre de Negro

En la noche de la lluvia de las estrellas, las canteras de Nagüelles, de donde salió toda la piedra para construir el famoso Puerto Banús de Marbella, se llenaron de otras estrellas, las que acudieron a la llamada de Antonio Banderas. La gala filantrópica podrá llamarse Starlite pero es conocida como la cena benéfica de Banderas, que empezó el mismo año en el que Michele Obama vino a España a vacacionar y compartía protagonismo con Eva Longoria. Con todo ese ruido mediático se hizo desde el minuto cero un hueco en el circuito veraniego de eventos con el añadido de ser solidaria, pero el año pasado Longoria se independizó quedando el reclamo sobre los hombros de Banderas y por extensión en su mujer Melanie.

Antonio en su Gala, por más que Melanie le diga que intente mantener un 'low profile', es imposible. El perfil bajo no se apellida Banderas. Canta, baila e incluso, vende su tiempo a 1.000 euros el minuto a una admiradora que ofreció 5.000 euros por mantener una conversación de cinco minutos con el actor, todo sea por conseguir dinero para su Fundación. Se nota que la gente le quiere porque a Imanol Arias, Anne Igartiburu, Miguel Bosé, Marta Sánchez, Alejandro Sanz, Juan Peña o Valeria Mazza les dice "venirse a Marbella y ayudarme a recaudar fondos para su fundación, CUDECA o 'Niños de la Alegría' de Sandra García-SanJuan y Alejandra Alemán" y no lo dudan.

Y otros, como Paloma Cuevas y Enrique Ponce ofrecen subastar un tentadero en su finca y la puja llega a 26.000 euros o el actor Jordi Mollá, que también es un cotizado pintor, dona dos cuadros para la causa. Por cierto, que compartió mesa con Eugenia de Alba y por más que ella le contaba cosas para que aguantase más allá de su hora tope de retirada, la medianoche, no lo consiguió y cual cenicienta, se escapó sin escuchar 'El corazón partío' de Alejandro Sanz, cantado y bailado por Melanie, Marta Sánchez, Miguel Bosé, Antonio Carmona, Imanol y el propio Banderas, que se marcó un dueto con Sanz, ni el concierto de Juan Peña o el 'cumpleaños feliz' de Roko saliendo de una tarta.

Kike Sarasola, estuvo entregado y pujaba, como si no hubiera un mañana, se llevó un coche estupendo un EcoSport de Ford, que es el coche oficial de la Gala y que firmaron Melanie, Banderas y Mazza.

Por cierto, la modelo argentina merece un destacado a parte, no por ser una mujer diez, sino por su enorme contribución en la animación de las pujas, ella misma compró seis fotos hechas por el Hombre de Negro del programa 'El Hormiguero' por 26.000 euros. Tiene cuatro hijos y lleva 23 años con su marido Alejandro Gravier, que me decía "Yo nunca he concedido una entrevista. Tuve claro desde el minuto cero de nuestra relación que en una pareja no puede haber dos estrellas y ella es la que más luce".

Valeria Mazza es sencillamente perfecta y filántropa: "Desde pequeña siempre quise hacer la labor social que hago". Pero, a mi que me perdonen todas las estrellas, que el protagonista de la Gala es Paco, es al amigo y abogado, al que Banderas le coloca todo lo imposible. La subasta de objetos gira en torno a Paco y él, obediente, puja por todo lo que Banderas le coloca. Esta vez será un concierto de Andrea Boccelli en la Toscana en 2014.

Fuente: Yo Dona